Download La agenda de los amigos muertos by Raquel Heredia PDF

By Raquel Heredia

L. a. time table DE LOS AMIGOS MUERTOS

Show description

Read or Download La agenda de los amigos muertos PDF

Best foreign language fiction books

Schatten des Wolfes. Alpha und Omega

Gefährliche LiebeBis Anna überfallen und gebissen wurde, wusste sie nicht, dass sie existieren: Werwölfe. Nun ist sie selbst einer, und nach drei harten Jahren unter diesen unberechenbaren Wesen weiß sie, wie guy der Gefahr aus dem Weg geht. Doch dann begegnet ihr Charles Cornick, Sohn und Erbe des mächtigsten Werwolfs Amerikas.

Las manzanas (Halloween Party)

Secret author Ariadne Oliver has been invited to a Hallowe'en occasion at Woodleigh universal. one of many different site visitors is a teen woman recognized for telling stories of homicide and intrigue ? Dand for being in general disagreeable. but if the lady, Joyce, is located drowned in an apple-bobbing bath, Mrs. Oliver wonders after the fictitious nature of the girl's declare that she had as soon as witnessed a homicide.

La Voce del Violino

"Il commissario invece period di Catania, di nome faceva Salvo Montalbano, e quando voleva capire una cosa, los angeles capiva. " Quarta inchiesta in step with Salvo Montalbano, 'il Maigret siciliano' di stanza a Vigàta, "il centro più inventato della Sicilia più tipica". Questa volta Montalbano deve trovare il colpevole dell'omicidio di una bella signora vigatese, assassinata nella sua villa.

Salz und Asche (Roman)

Üppig, farbenprächtig und sinnlichLüneburg 1656: Die 17-jährige Susanne Büttner, Tochter eines Salzfassmachers, führt seit dem Tod ihrer Mutter den Haushalt. Ihr Leben ist hart und eintönig, doch dann verliebt sie sich in den Schmiedegesellen Jan, der einen abenteuerlichen Ruf hat. Als ein Verbrechen geschieht und Jan und Susanne in die Aufklärung verwickelt werden, kommen sie sich schnell näher.

Additional resources for La agenda de los amigos muertos

Sample text

En la cafetería desayunaban familias con dos o tres hijos de corta edad, que luego pasaban a una zona de juegos infantiles, como si fuera un jardín de infancia... No me había tomado el café que había pedido, cuando apareció mi hija, acompañada de una enfermera uniformada para decirme que podía marcharme y pasar a recogerla a última hora de la tarde. Ada, en un aparte, me encargó que le comprara costo o porros hechos para llevar a sus amigos, y me despidió pidiéndome que me calmara, que aquello no era nada.

Fue lo primero que hice en cuanto mi amiga la ginecóloga me dio su nombre, y llevé a mi hija a la calle Fúcar, en la zona de la vieja estación de Atocha, donde se alzaba el Hospital de San Carlos, hoy convertido en el Centro Nacional de Arte Reina Sofía; se trataba de zona pintoresca de Madrid, con el vecino Rastro y los personajes que uno se encuentra por esas calles que parecen salidos de una novela de Galdós. A regañadientes llevé el primer día a mi hija hasta la mísera consulta de la Cruz Roja, en la que se habían dado cita todos los colgados de Madrid; con el paso de los años, y después de haber recorrido muchas otras, he acabado por convencerme de que la faceta oficial curativa era y sigue siendo deprimente y marginal, como se ha convertido el caballo.

Corbatas, cinturones y bufandas, a modo de cintas de goma para resaltar las venas. » El pasar horas encerrada en el cuarto de baño cuando meses antes había que insistir en que cerrara la puerta en lugar tan íntimo; el aparente pudor de no enseñar el cuerpo, aunque el calor fuera agobiante, cuando antes se carecía tanto de él que había que insistir para que no anduviera en pelotas por la casa, todos ellos son motivos más que suficientes para alarmarse o al menos empezar a vigilar. Yo los encontraba raros, pero más - 38 - Raquel Heredia La agenda de los amigos muertos bien los achacaba a la edad, a la mala crianza de la juventud en general y a las muchas excentricidades que a veces se permite a los hijos en nombre de la modernidad.

Download PDF sample

Rated 4.61 of 5 – based on 29 votes